¿Por qué salen las Fistulas Anales?

¿Por qué salen las Fistulas Anales?

“Una fístula anal es el término médico para un túnel infectado que se desarrolla entre la piel y la abertura muscular al final del tubo digestivo (ano).”

¿Cuáles son los diferentes tipos de fístula?

Las fístulas pueden aparecer en muchos lugares del cuerpo, pero lo hacen con mayor frecuencia alrededor del ano. Este tipo de fístulas se denominan fístulas perianales. Otro tipo común de fístula es la que se desarrolla entre los bucles del intestino. Las fístulas también pueden desarrollarse entre el recto y la vagina, entre el intestino y la piel, entre el intestino y la vejiga, entre la tráquea y el esófago y en otros lugares.

¿Cuáles son las causas para la aparición de una fístula?

En general, una fístula anal puede estar originada por la presencia de algún tipo de herida, una lesión producida durante una cirugía, una infección o una inflamación. La obstrucción de una glándula es la situación que más comúnmente se asocia a la formación de fístulas. La acumulación de cualquier líquido en una cavidad corporal favorece la aparición de infecciones, de modo que si el producto de secreción de las glándulas anales no encuentra una vía de salida es muy probable que las bacterias entéricas (flora bacteriana que se encuentra en el intestino de los individuos sanos) provoquen en poco tiempo una infección. En seguida comenzará a producirse y acumularse pus, formándose un absceso (lesión muy localizada, caracterizada por la acumulación de pus en su interior) que por lo común terminará drenando en algún punto del ano. Esta es la causa en aproximadamente el 80-90% de los casos.

Los abscesos en esta zona pueden formarse también por la infección de una fisura anal (pequeña ruptura en la mucosa que cubre el ano), o una infección transmitida por contacto sexual.

¿Cuáles son los tratamientos para las fístulas?

Las fístulas con frecuencia se eliminan con cirugía. El profesional médico adecuado diagnostica la fístula y decide cual es el mejor plan de acción, dependiendo del tipo de fístula que sea y de su ubicación.

Otra forma de tratar una fístula es mediante el uso de un catéter para drenar la fístula. Normalmente se usan para tratar pequeñas fístulas y como modo para controlar la infección.

Conoce más de Nuestras Círugias

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *